Club de Lectura. Comentario

 


EL OLVIDO QUE SEREMOS .
Héctor Abad Faciolince

Una novela de dimensión descomunal, una lectura apasionante sobre  un ser humano  inmenso. Conmovedora, el más bello homenaje literario hecho a un padre, que se extiende , como no podía ser de otra manera, a la familia por él creada.
El médico, activista  y ensayista colombiano Héctor Abad  Gómez, asesinado la tarde del 25 de agosto de 1987 por paramilitares y la  historia de sus creencias, sus convicciones, su forma de ser y de estar ante el mundo, es narrada de manera magistral por su propio hijo. Ese hijo no nos cuenta lo que vivió de manera edulcorada, no cae , en ningún momento, en sentimentalismos falsos.  Habla de todo exponiéndolo todo bajo la luz honesta que aporta la vivencia cuando va unida a la capacidad de discernimiento : filosofía  de vida ( carácter risueño ligado al principio aristotélico del hombre cuyo  bien supremo es la felicidad), decadencia moral de una iglesia comprada por los poderosos  y que alimentó a los grupos paramilitares con su silencio , primero, y luego con la última traición ( el cardenal López Trujillo prohibió hacer una ceremonia religiosa a alguien que se había declarado públicamente ateo y comunista infligiendo, con ello, el más hondo dolor a su viuda creyente), psicología y maneras de encarar la peor de las muertes : la de un hijo ( el médico decía de su hija que había sido una bella ilusión mientras que la madre continuó celebrando el cumpleaños de la hija muerta), humildad ( “ qué gran cantidad de equivocaciones las que cometemos los que hemos pretendido enseñar sin haber alcanzado todavía la madurez del espíritu y la tranquilidad de juicio que las experiencias y los mayores conocimientos van dando al final de la vida “ ) confianza en las capacidades de los hijos , amor del hijo al padre ( yo amaba a mi papá con un amor animal) que, estoy segura de ello, era también así como el médico amaba a sus hijos.

Uno de los aspectos más enriquecedores de la lectura es el amor de la familia por encima de ideologías . Debemos hacer aquí una mención especial hacia el tío Arzobispo, que fue engañado para que firmara un escrito  en contra del marido de su sobrina y que rechazó de plano presentando su renuncia al Vaticano.

La más real y conmovedora historia de un hombre bueno, siempre del lado de los que sufren . Un hombre alegre y valiente que, hasta su último aliento, intuyendo que iban a por él, quiso seguir siendo fiel a sus principios. Y no olvidemos que fue su propio estado, ayudado por el ejército con sus escuadrones de asesinos privados, los paramilitares, quienes exterminaron a Héctor Abad Gómez y a otros opositores de izquierdas.

Hoy, gracias a la palabra escrita por su hijo podemos acercarnos a este gran hombre.

Su vida, su historia, serán el faro que nos guiará. Y no habrá olvido.

María Soledad González

 

Sigue leyendo

CLUB DE LECTURA

   
VERANO 2021 
                    

«Los que somos lectores tenemos un pasado dentro de los libros. Para bien o para mal. Porque leímos cosas que hoy nos causarían perplejidad, incluso aburrimiento. Pero también leímos páginas que todavía nos provocan entusiasmo o certeza. Un libro siempre es un mensaje”. ( Irene Vallejo, El infinito en un junco).

Libros recomendados para este verano:

1.- .El olvido que seremos, Héctor Abad Faciolince
2.- Rewind, Juan Tallón
3.-Los ojos cerrados, Edurne Portela
4.-Sira, María Dueñas
5.- La extraña desaparición de Esme Lennox, M. O´Farrell
6.- Catedrales, Claudia Piñeiro
7.- Esperando a Mister Bojangles, Olivier Bourdeaut
8.- Totalidad sexual del cosmos, Juan Bonilla
9.-El arte de engañar al karma, Elisabet Benavent
10.-Las cosas que perdimos en el fuego, Mariana Henríquez (relatos)
11.- Algo que quería contarte, Alice Munro (relatos)

Si les parece bien podríamos leer El olvido que seremos para comenzar el curso en septiembre.

Felices vacaciones.

Emilia Méndez

CLUB DE LECTURA COMENTARIO

Foto: Periférica

                                                                   
 La casa del tiempo
, Laura Mancinelli

Estamos ante una novela intimista en la que se elogia la vida sencilla de los pueblos y se nos invita a disfrutar de la naturaleza. La autora nos traslada a la campiña italiana utilizando una prosa sencilla y efectista valiéndose de un narrador omnisciente para contar la historia de Orlando. Este es un pintor que atraviesa un mal momento porque ha perdido la inspiración. Hace años que dejó su pueblo natal y vive en la ciudad, pero acude por un certificado de nacimiento y tiene una avería en el coche. Mientras se lo arreglan compra una casa sin saber por qué. A medida que avanza la trama veremos que la presencia de la casa es fundamental porque actúa como un personaje más. Fue la vivienda de la maestra que desempeñó un papel importante en su infancia. Allí suceden hechos insólitos e inusuales porque se encarga de  elegir o rechazar a las personas que quieren instalarse en ella. Así, no admitió a un hermano y cuñada de Orlando o a una amiga del protagonista que pretendía pasar un fin de semana. Sin embargo acepta a Orlando, a Placido y al niño. Por otra parte aparecen fenómenos sorprendentes relacionados con la naturaleza que no tienen explicación:  vemos como reverdece un laurel de un tocón viejo, o  cuando nace una planta de romero sin saber quien la plantó, la muerte de la pareja de mirlos, el gato negro que se queda a vivir, las orugas…Y otros sucesos inexplicables; el más significativo es la aparición de un niño que toma la costumbre de visitar diariamente al protagonista. Orlando conoce el pasado infeliz de la maestra a través de sus recuerdos infantiles y de las conversaciones con su amigo Placido. Es importante el viaje interior que realiza el protagonista, cómo redescubre su pueblo y siente que pertenece a ese lugar. Los paisajes que cambian con las estaciones, los colores y olores, la  vida sencilla, la comida, el contacto con la naturaleza consiguen que recupere la inspiración y vuelva a pintar.

                                                                                           Emilia Méndez

CLUB DE LECTURA. COMENTARIO

Maggie O’Farrell /Cultura/ El País

 Hamnet, Maggie O´Farrell

El título de esta novela nos ha llamado la atención, ¿por qué Hamnet y no Hamlet?, sin embargo desde las primeras páginas hay referencias históricas que lo aclaran: “En la década de 1580, una pareja que vivía en Henley Street (Stratford) tuvo tres hijos: Sussanna, Hamnet y Judith, que eran gemelos.
Hamnet, el niño, murió en 1596 a los once años.
Cuatro años más tarde su padre escribió una obra de teatro titulada Hamlet.”
“Hamnet y Hamlet son en realidad dos formas intercambiables de un mismo nombre, según consta en los anales de Stratford de finales del siglo XVI y principios del XVII”.
Para recrear la historia familiar de Shakespeare la autora recurre a la investigación y documentación comprobando que hay pocos datos en las biografías del dramaturgo. Esto la lleva a imaginar cómo sería la vida de esta familia y si la muerte de sus hijo lo inspiró para escribir una de las obras literarias más famosas. Por lo tanto ficción y realidad se unen en esta novela que está estructurada en dos partes; ambas precedidas de unos versos de la obra, Hamlet.
La primera parte es más extensa y hay dos planos narrativos que se entrecruzan y se siguen dos líneas temporales. Una cuando Judith, la gemela de Hamnet enferma de peste y la otra la historia de sus padres. La segunda parte sigue una disposición temporal lineal y narra el duelo por la muerte del hijo. O´Farrell imagina a una pareja que se quieren y están enamorados. Ella es mayor que él y se casan porque está embarazada. Describe cómo se conocieron, la vida en una granja, el entorno de Angnes y su familia y también la opresión que sufre Shakespeare por el carácter autoritario de su padre, fabricante de guantes. Cuando ya tenían una hija y esperaban el nacimiento del segundo, el marido se trasladó a Londres para extender el negocio familiar con la idea de llevarlos allí cuando le fuera posible. Esto nunca ocurrió. Ganó mucho dinero como dramaturgo que invirtió en Stratford y estaba con su familia un par de veces al año. En las dos partes de la novela hay secuencias narrativas extraordinarias. Señalaré dos: la primera, la protagonizada por la pulga que viaja desde Alejandría hasta llegar a Stratford y que trajo la peste que causó la muerte de Hamnet. (No existe documentación sobre la enfermedad que motivó la muerte del pequeño, pero debido a la pandemia tan extendida en la época y que el dramaturgo no la menciona en ninguna de sus obras, la autora  cree que fue así. Sigue leyendo