Archivo por días: 20 noviembre, 2015

CLUB DE LECTURA. COMENTARIO

KHALED AL KHAMISSI

                   AVT_Khaled-Al-Khamissi_4856Taxi, Khaled Al Khamissi
La lectura de este libro se inicia con la siguiente dedicatoria: “Dedico este libro a la vida, que habita en las palabras de la gente sencilla: Que se trague la nada que lleva años habitándonos”. A continuación aparece un texto de Paulo Coelho, en sintonía con el contenido de los relatos, al que titula Palabras que guardan relación con el libro. Sigue una introducción en la que el autor nos explica que el libro es el resultado de conversaciones que mantuvo con taxistas recorriendo la ciudad de El Cairo durante casi un año, entre 2005 y 2006. Son historias reales, contadas con espontaneidad y sencillez, pero con limitaciones, puesto que no pudo incluirlas todas y además tuvo que omitir los nombres propios que aparecen en chistes que circulan por las calles egipcias por temor a ser acusado por difamación. Admira mucho a este gremio y la profundidad de los análisis políticos que hacen. Asimismo nos advierte sobre las prioridades de este libro; que no son otras que transmitir las opiniones de los protagonistas sobre temas concretos de la sociedad en la que viven, es decir, que valora más lo sociológico que lo cognitivo. Por último, aparecen las cincuenta y ocho historias protagonizadas por los distintos taxistas con los que ha recorrido los trayectos.

La estructura es muy simple; el autor- narrador (cliente) solicita el servicio. Tiene que negociar primero el precio de la carrera porque no existe una tarifa fija a la hora de pagar, seguidamente trata un tema para que empiece la conversación. El narrador interviene poco, lo indispensable para que el taxista siga hablando. Tanto la experiencia personal, como el análisis de la situación actual del país, igual que los chistes que circulan en ese momento, son los temas más recurrentes. En alguna ocasión le piden consejo, pero este suele desviar la respuesta. Algunas historias  acaban con una reflexión o comentario del narrador, como la del licenciado en Comercio que está haciendo un máster, pero trabaja también en un taxi para aumentar sus ingresos y llegar a fin de mes. Lejos de sentirse pesimista, tiene confianza en lograr sus objetivos. Se hace partícipe de los sueños de este hombre y escribe lo  siguiente: “Estaba hablando sobre sus esperanzas en un futuro brillante con tanta seguridad que me dio pena. Espero que el Destino le tienda la mano y se compadezca de él, porque se lo merece.”(Pág. 99). Pero la mayoría terminan con una sentencia pronunciada por los taxistas. Vale la pena reproducirlas porque nos acercan a la mentalidad y forma de pensar de los distintos protagonistas y cierran muy bien la anécdota que han contado.“Vivimos en una mentira y nos la creemos. La única función de este gobierno es asegurarse de que nos creemos esa mentira.”(Pág.40)

Sigue leyendo