Archivo por días: 3 octubre, 2016

CLUB DE LECTURA. COMENTARIO

principal-john-banville_grandeEl mar, John Banville

Iniciamos la temporada 2016-17 con una obra deslumbrante. No es una obra de fácil lectura porque se trata de una novela intimista, en la que el narrador utiliza la introspección para recordar, donde además, pasado y presente se confunden y es más importante cómo se cuenta que la trama en sí. Sin embargo,  después de comentarla en la tertulia y comprobar el interés que ha despertado, creo que no nos hemos equivocado en su elección.

El narrador, Max Modern, crítico en historia del arte acude a pasar una temporada a Bullyles, un pueblo costero irlandés. En este lugar cincuenta años antes fue testigo de un hecho trágico que lo marcó para siempre. Ha enviudado recientemente y se retira a ese lugar para evocar ese verano trágico de su pre adolescencia, “el día de la extraña marea” y también para recordar la enfermedad de Anna, su mujer y cómo se enfrentó a la muerte. Se hospeda en los Cedros y se asombra de lo poco que ha cambiado en cincuenta años. Tiene la sensación que ha llegado a su destino e inmediatamente acuden a su memoria los Grace: Carlo, Connie, sus hijos gemelos Chloe y Myles y la niñera, Rose. “El pasado late en mi interior como un segundo corazón”. En este lugar el tiempo se diluye y se mezclan el presente, es decir la pérdida de su mujer y el pasado, aquel verano de su infancia en el que se siente fascinado  por esta familia y por la vida estimulante que llevaban. Banville aúna en su prosa reflexión y sensualidad. En la descripción de personajes, lugares y situaciones, observamos que las imágenes, los colores y olores adquieren un protagonismo superior al argumento. Hemos comentado reflexiones muy interesantes sobre el problema de la identidad personal, la enfermedad, el dolor y la muerte. Veamos algunos ejemplos. Sobre su identidad dice el narrador: “Desde el principio quise ser otra persona” o “Yo me conocía, demasiado bien, y no me gustaba lo que conocía”. Yo  nunca tuve personalidad, no tal como la suelen tener los demás, o como creen que la tienen. Siempre fui un nadie inconfundible cuya mayor ansia fue ser un alguien vulgar. (Pág. 181). Sobre la muerte: “Llevamos a los muertos con nosotros hasta que también morimos, y entonces es a nosotros a quien llevan durante un tiempo, y luego nuestros portadores caen a su vez, y así sucesivamente en todas las generaciones imaginables…” (Pág. 102). Pero en la novela además del mundo metafísico, está el sensorial. Nos ha encantado la descripción de los olores. Dice Max: “Siempre he padecido lo que creo debe de ser una sensibilidad demasiado aguda a los aromas que emanan de la concurrencia humana. Me gusta por ejemplo, el olor marronoso  del pelo de las mujeres cuando reclaman un lavado”. Su hija, Claire no huele a nada. Sin embargo, su mujer huele a animal, la fragancia a estofado de la vida misma, fue lo primero que le atrajo de ella. De Chole dice que “ no era un prodigio de higiene, y por lo general emitía un olor, más intenso a medida que avanzaba el día, a cachorro, como a rancio, el mismo que emiten las cajas metálicas de galletas vacías en las tiendas”. Los colores y matices también adquieren relevancia en las descripciones. Así encontramos el azul caramelo, o el azul Prusia, o Provenza, el amarillo canario o el verde limón. En otra ocasión aparecen un marrón simio, marrón sangre o un rosa cerdo, seguimos con un negro medianoche. Para que nos hagamos una idea, cuando describe la nariz de uno de los personajes, el coronel, emplea el pálido lavanda, el borgoña o el morado imperial. Nos ha sorprendido el cromatismo y la variedad de colores, por otra parte muy originales. Sigue leyendo